10 cosas que no sabías sobre el agua

Si bien el mensaje de beber 8 vasos de agua al día esta clarísimo, lo que no nos contaron es que esto incluye jugos, sopas, infusiones bebidas, frutas verduras, leche, yogurt, etc…la idea es que la suma de todo llegue a ser como mínimo 2 litros de “agua”.

Si tienes hambre pero “no sabes que te provoca” tomate un vaso con agua, vas a ver como rápidamente te calma esa inquietante ansiedad la razón se debe a que hemos ido perdiendo la débil pero importante regulación de la sed (en pocas palabras lo que tienes es sed pero no te das cuenta).

Si te levantas con los ojos hinchados y con las marcas de las sabanas tatuadas en la piel, quiere decir que estas tomando demasiado liquido antes de acostarte y que estas cenando mucha harina y lo peor de todo con mucha sal.

Si te sientes fatigado todo el día y con un dolor de cabeza que muchas veces se convierte en migraña, tu cuerpo te esta “gritando” que quiere hidratarse. Empieza a tomar líquidos ya! La temible resaca es el resultado de una grave deshidratación, la noche anterior sé más inteligente y entre copas tómate un vaso con agua, vas a ver como no solo disfrutas más de la noche sino que además al día siguiente te vas a sentir genial.

Las personas que siguen dietas hiperprotéicas ya sea por moda o por algo en particular, tienen que beber casi el doble de agua ya que la proteína al ser asimilada produce sustancias que el cuerpo tiene que eliminar por la orina.

Hacer deporte sobre todo en temporada de verano requiere una responsable hidratación, pero ojo, mucha agua también es peligroso, la idea es hidratarse pero sin exagerar ya el sodio se diluye causando hiponatremia con síntomas de letargo, desorientación y hasta incluso la muerte.

La mejor forma de empezar el día es bebiendo un vaso con agua a temperatura ambiente o tibia, ya que debemos de ayudar a nuestro organismo a eliminar todos los desechos que se han producido mientras hemos estado durmiendo. El alcohol, las gaseosas con cafeína, el café y las bebidas estimulantes no cuentan como “agua” ya que la cafeína tiene la propiedad de ser diuretica y en vez de hidratarte te deshidrata.

Nunca bebas el agua de un porrazo, igual que con la comida, el agua se asimila mejor cuando se toma en pequeñas cantidades y repartidas durante todo el día.

Intenta beber agua de formas divertidas como por ejemplo comiendo uvas congeladas, preparando chups de fruta natural, comiendo gelatina, picando verduras mini como zanahoria o apio o haciendo limonada frozen; la idea es que le des a tu cuerpo lo que necesita y que tu lo disfrutes saludablemente.

Fuente: Come Sano – Wong