Cualidades de los pimientos: ricos en vitamina C, depurativos, anticancerígenos y muy nutritivos.

Los pimientos son originarios de América y tanto su cultivo como su consumo están extendidos por todo el mundo, y es que su versatilidad, variedad, sabor y propiedades nutricionales los hacen imprescindibles en nuestras cocinas.

En cuanto a su contenido en vitaminas, los pimientos son muy ricos en vitamina C, sobre todo los rojos, incluso tienen más del doble de la que poseen naranjas, limones, pomelos o fresas. La vitamina C, además de ser un potente antioxidante, interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, al tiempo que favorece la absorción del hierro o el calcio de los alimentos y aumenta la resistencia frente a las infecciones y mejora nuestros huesos y dientes.

Son buena fuente de carotenos, entre los que se encuentra la capsantina, pigmento con propiedades antioxidantes que aporta el característico color rojo a algunos pimientos.

También es destacable su contenido de provitamina A (Beta caroteno y criptoxantina) que el organismo transforma en vitamina A conforme lo necesita, folatos y de vitamina E. En menor cantidad están presentes otras vitaminas del grupo B como la B6, B3, B2 y B1. Su contenido en las citadas vitaminas C y E, junto con los carotenos, convierten al pimiento en una importante fuente de antioxidantes, sustancias que cuidan de nuestra salud.

Los betacarotenos son los pigmentos que le dan color a las frutas y verduras, naranja, amarillo y rojo. Pero su función es aún mas importante porque cuando el betacaroteno entra al organismo se transforma inmediatamente en vitamina A, y funciona como un poderoso antioxidante que protege a las células de la contaminación y el envejecimiento precoz. El betacaroteno además ayuda a prevenir el cáncer, enfermedades cardíacas, hemorragias cerebrales y cataratas.

Los pimientos posee acción diurética y depurativa debido a su contenido en potasio.

Los pimientos poseen antioxidantes, altos contenidos de betacaroteno y vitaminas B2 y E, por lo tanto previene enfermedades degenerativas y crónicas. Los rojos tienen además una gran cantidad de licopeno que es un caroteno con propiedades anticancerígenos, también contienen una sustancia llamada capsicina la cual es alcaloide y ayuda a estimular las secreciones gástricas, la función vesicular y favorecer notablemente al tránsito intestinal.

Fuente: Ecoagricultor